Apicultura

La apicultura es una rama de la zootecnia y es el término con el que se refiere a la actividad relacionada con la cría y mantenimiento de las abejas, con el fin de obtener y consumir los productos que se generan de las mismas. El producto más recolectado a partir de abejas es, sin duda, la miel. Además de la miel, las abejas aportan otros productos y la apicultura representa múltiples y ricos beneficios directos e indirectos.

La especie de abeja más presente es la abeja europea, abeja melífera o abeja doméstica. Al ser la abeja más común, se las conoce simplemente como abejas. Estas abejas tienen un par de alas membranosas: el par de alas delantero posee mayor tamaño que el posterior. También poseen un aguijón en el abdomen con el que muchas especies de abejas pueden inyectar veneno.

Vida grupal de las abejas

Las abejas son insectos sociales que viven en grupo, que pueden contabejasener desde cinco hasta treinta mil grupos de individuos o castas. Las partes que conforman el grupo pueden separarse del todo y regresar al mismo, pero no de forma permanente, ya que en las colonias de abejas unos dependen de otros y no cabe la posibilidad de que existan de manera independiente.

Las colonias de abejas se organizan en tres castas: la abeja reina, las abejas obreras y los zánganos. Las colonias de abejas funcionan como unidad debido a que regulan su temperatura interior, controlan la humedad de la colmena y los individuos de una colmena destacan por su particular aroma. Además, el comportamiento de cada abeja en el conjunto viene determinada por la genética, el estado de madurez y los estímulos externos.

Clasificación de los individuos de una colmena

La abeja reina

En cada colonia de abejas únicamente hay una reina. Ella es la capacitada para poner dos tipos de huevos: los fecundados de donde nacen las hembras y los no fecundados de donde nacen los machos. La presencia de una abeja reina fértil en una colmena es fundamental para la utilidad del conjunto. Al ser la única abeja fecundada, es el centro del conjunto y la subsistencia del mismo depende de ella. La ausencia de la abeja reina pone en peligro la continuidad del resto del grupo. La abeja reina es creada por las obreras, ya que ninguna abeja nace reina, sino que la hacen reina.

En la morfología de la abeja reina se observa un cuerpo alargado, es decir, el abdomen es más largo que las alas. También tiene un aguijón que únicamente emplea para pelear con otras abejas reinas.

La principal misión de la abeja reina es la puesta de huevos que aseguren la continuidad de la colonia. Para este cometido, realiza un vuelo de apareamientos, a los cinco días de su nacimiento aproximadamente, en el que copula con diez o más zánganos. Unos cuatro días más tarde, empieza la puesta de huevos. Si las condiciones climatológicas son idóneas, la puesta de huevos puede alcanzar los 3000 por día.

La vida de las abejas reina se mantiene activa dentro del grupo gracias a una sustancia aromática que se distribuye por todo el conjunto. Las reinas viven entre tres y cuatro años; cuando son viejas, las crías de zánganos suelen aparecer con más frecuencia de lo normal.

Las abejas obreras

Las obreras son el grupo con mayor número de individuos dentro de la colonia. Su principal característica es que son infértiles y toda la actividad de la colmena están a su cargo, tanto dentro como fuera de ella (de ahí su nombre).

Existen distintas clases de abejas obreras y cada clase tiene un cometido específico dentro de la colmena.

Nodrizas Se encargan de alimentar a las crías, primero con jalea real y luego con una mezcla de polen y miel.
Aseadoras o limpiadoras Su tarea consiste en limpiar la colmena: extraen larvas, abejas muertas y/o cualquier otro elemento que encuentren, dejan las celdas vacías para que puedan ser utilizadas de nuevo.
Constructoras Se encargan de construir panales. Las obreras más jóvenes se hacen cargo del operculado y las obreras más viejas construyen los panales con cera que producen sus cuerpos.
Guardianas Su misión es defender a la colonia. El objetivo de la protección es evitar la entrada de abejas de otras colmenas, insectos u otro tipo de animales.
Pecoreadoras o recolectoras Se encargan de recolectar néctar, agua, polen y propóleos. El néctar es transportado en el estómago, mientras que el polen y el propóleos lo llevan en una pequeña cesta que se encuentra en las patas traseras.
Ventiladoras Su función es ventilar la colmena para mantener la humedad estable dentro de la colmena. Es necesario una humedad del 65 al 75% para que las crías se puedan desarrollar, además de entre 34 y 36 grados.
Exploradoras Se encargan de la búsqueda de fuentes de alimento y nuevas casas. Avisan al resto mediante danzas al regresar a la colmena con nuevos lugares. Las exploradoras son las abejas más viejas.
Recibidoras y almacenistas Son las encargadas de recibir el néctar y su correspondiente maduración.

Los zánganos

Los zánganos son los machos de la colonia, nacidos de los huevos no fecundados. El cuerpo de los zánganos es más grande que el del resto de abejas y sus grandes ojos ocupan casi la totalidad de sus cabezas. No tienen aguijón.

La única funcionalidad de los zánganos es la de aparearse y fecundar a la abeja reina. Las colonias potentes tienen entre 400 y 500 individuos zánganos pero cuando hay falta de alimento, los zánganos son expulsados.

Ciclo de vida de las abejas

Las abejas cambian completamente durante el transcurso de su vida. En su ciclo pasan por varias fases. En la tabla inferior se observa las descripciones de cada estado y la comparativa entre las distintas castas.

Reina Obreras Zanganos
Huevo La abeja reina pone el huevo dentro de una de las celdillas hexagonales. El huevo se va inclinando hasta quedar en posición horizontal en el día tres de su puesta. 3 días 3 días 3 días
Larva En el día 4 de la puesta, nace la larva. No tiene alas ni patas. Tiene un color blanco nácar que recuerda a un gusano. 5 días y medio 6 días 6 días y medio
Operculado Cierre de la celdilla donde está la larva con una capa de cera. Previamente la larva, rodeada de alimento, muda de piel cinco veces antes de que crezca llenando la totalidad de la celdilla. 7 días y medio 9 días 10 días
Pupa La antes larva, ahora pupa, se coloca verticalmente con la cabeza hacia la salida de la celdilla. El cuerpo va transformándose en adulto. 8 días 12 días 14 días y medio
Adulto/Período

de desarrollo

Salida del individuo totalmente transformado, rompiendo la capa de cera que cierra la celdilla. TOTAL

16 días

TOTAL

21 días

TOTAL

24 días

Fertilidad Período de fertilidad. 23 días 0 días 38 días

Reproducción de las abejas

La reproducción de las abejas se da de manera natural gracias al proceso de enjambrazón, un proceso que divide a las colonias de abejas. Las abejas obreras construyen unas celdillas en las que la abeja reina deja los huevos. Las celdillas que se construyen en el filo del panal son las realeras o maestriles.

En el nacimiento de las nuevas abejas reinas, las antiguas reinas de la colmena, junto con un número determinado de abejas obreras a formar lo que es el enjambre primario. Este tipo de enjambre no tiene panales ni crías, y se encuentra a la intemperie. Este enjambre primario pasará a ser una colonia estable cuando se construyan nuevos panales con crías y haya existencias de polen y néctar.

 

En esta sección veremos todo lo relevante en cuanto a información sobre apiarios, enjambres y colmenas. La apicultura a día de hoy es una vocación muy personal. A pesar de que las abejas no necesitan un cuidado tan constante como el de otros animales (por ejemplo, los perros necesitan comida y cuidados diarios), sí que es necesario que estén atendidas de la forma más adecuada posible.

Factores a tener en cuenta para instalar un apiario

Ubicación del apiario

Hay que tener en cuenta dos aspectos principalmente. Por un lado, la comodidad de las abejas. Por otro lado, es importante contar con la comodidad para el apicultor.

Es conveniente que se pueda acceder fácilmente hasta el apiario en algún tipo de transporte.

Es esencial que los apiarios se ubiquen en una zona con abundante flora, ya que las abejas necesitan el néctar, polen, etc. que necesitan tanto para alimentarse, subsistir y producir la miel.

Los apiarios deben estar, como mínimo, a 200-300 metros de viviendas y zonas de tránsito de otros animales y humanos.

Fuente de aguaagua abejas

El agua limpia es necesaria para las abejas, que la utilizan como reguladora de la temperatura interna de la colmena y también como fuente de alimentación para ellas mismas. Una colmena necesita entre 2 y 3 litros de agua al día.

Materiales

Hay que tener en cuenta que para instalar un apiario se debe contar con un equipo de protección básico para el manejo de las colmenas: mono, guantes, careta y botas.

Humedad del aire

La humedad del aire es otro de los factores que influyen en la toma de decisión de la colocación de una colmena o varias colmenas. Es posible que, en este aspecto, no baste con la intuición y necesitemos la ayuda de un elemento externo a nosotros mismos para comprobar que la humedad del aire es la adecuada. En esta comparativa puedes encontrar los mejores higrómetros que nos harán más fácil la tarea de comprobar la humedad ambiental.

Adquirir enjambres

La adquisición de abejas puede proceder bien de la compra de colmenas o núcleos, bien por la captura de colmenas silvestres o enjambres.

Comprar núcleos

Un núcleo es una caja que contiene cinco marcos. Se pueden adquirir a través de un apicultor cualificado, de su apiario. Dos marcos de los cinco deben tener miel y polen y el resto abejas de todas las edades.

Comprar colmenas

La forma más recomendable de empezar con un apiario es comprar colmenas, aunque es una acción más costosa que la anterior. De este modo, las abejas ya están completamente preparadas para empezar a trabajar.

Distribución de las colmenas

A la hora de distribuir las colmenas hay que tener en cuenta varios aspectos.

  • Establecer, al menos, un metro de separación entre colmenas.
  • Utilizar soportes individuales para cada colmena como mínimo que la levanten 30 centímetros del suelo.
  • Despejar de obstáculos el espacio de vuelo de las abejas.
  • Piqueras con orientación sur.

Manipulación de colmenas

La manipulación de las colmenas no es una tarea complicada, pero sí que es laboriosa. El primer cometido de un apicultor para el manejo de una colmena es la inspección de ésta. Lo recomendable es que asistan dos personas (dos apicultores o un apicultor y un ayudante), uno se encarga del humo y la asistencia y el otro debe sacar y revisar que todo esté en orden en los cuadros. Esta inspección debe hacerse a una sola colmena cada vez y de forma ininterrumpida. Lo ideal es establecer una inspección quincenal, en días de sol y en horas de pecoreo alto.

Por ello, lo mejor es establecer un objetivo para cada inspección, para conocer en concreto un aspecto: estado general, presencia de la reina, control de enfermedades y plagas, etc.

La inspección de la colmena debe hacerse siguiendo los sucesivos pasos:

  1. Aplicar humo en la colmena. Hincapié en la piquera de colmenas colindantes.
  2. Aplicar humo en la piquera de la colmena.
  3. Quitar la tapa aplicando humo suavemente entre los cuadros.colmenas
  4. Aplicación de humo durante la inspección, especialmente en la sacada y metidas de los cuadros.
  5. Sacar cada cuadro de manera que le dé la luz de manera vertical, y realizar la inspección de todos los elementos.
  6. El primer cuadro se deja apoyado en la colmena para que la inspección del resto sea más cómoda. Sucesivamente se va repitiendo el proceso.
  7. Introducir de nuevo el primer cuadro.
  8. Poner la tapa en la colmena para finalizar.

Advertencia: si las abejas están agresivas durante la inspección, lo mejor es cerrar la colmena, aplicar humo por todo y apartarse.

Existen numerosas enfermedades y plagas que afectas a las abejas. Normalmente, cada enfermedad afecta a un tipo concreto de abeja. En este apartado, pasaremos a enumerar y describir cada una de ellas.

Loques (E)

Las crías de las abejas son las afectadas por esta enfermedad. Hay dos variantes de loque: la americana y la europea.

La loque americana tiene su causa en una bacteria microscópica (Bacillus larvae), que produce esporas que habitan el panal, el polen y la miel. A las colmenas afectadas por loque americanales roban la miel y el polen otras abejas, transmitiéndoles la enfermedad de este modo. No hay remedio para curar esta enfermedad. Las colmenas infectadas deben quemarse.

La loque europea tiene como agentes causantes a una asociación de bacterias (Bacterium eurydice, Streptococcus pluton y Bacillus alvei). Para diferencia a la loque europea de la loque americana, se debe pinchar con un palillo la pupa. Si el palillo, al retirarlo, tiene pegados residuos, es que es loque americana. Para prevenir la loque europea, hay que evitar el uso de cuadros viejos, lavar y desinfectar todo el instrumental y manos que se vayan a utilizar para el tratamiento de las colmenas enfermas.

Cría sacciforme (E)enfermedades_plagas_abejas

La cría sacciforme se produce a causa de un virus. Esta enfermedad es habitual en lugares húmeros y en la es
tación invernal.

Nosemiasis (E)

Esta enfermedad afecta a las abejas adultas. Se produce por Nosema Apis, un parásito que se desarrolla en el tubo digestivo. El parásito accede a la abeja a través del alimento y brota en el intestino medio. Se contagia a través de aguas estancadas, viento y heces.

Acariosis (E)

La acariosis se produce por el Acarapis woodi. Este ácaro afecta a las tráqueas del tórax, que lo perforan para alimentarse, de modo que se liberan toxinas que debilitan el organismo.

Amebiasis o disentería (E)

Producida por el organismo Malpighamoeba mellificae y el mal manejo de las colonias.

Piojo de la abeja (E)

Este piojo se asemeja a una pulga en sus saltos. No tiene ojos y es de un color rojizo. Vive sobre las abejas y le sustrae la miel de la boca.

Síntomas Tratamiento
Loque americana Puesta de huevos escasa. Celdillas hundidas y con agujeros.  Opérculos oscuros. Larvas muertas oscuras. Olor desagradable. Larva muerta líquida y pegajosa. Aparición de escamas. Solo el fuego puede eliminar la loque americana una vez establecida.
Loque europea Larvas muertas en celdillas no operculadas grises. En celdillas operculadas, el opérculo es irregular y el color de las prepupas amarillo.  Larvas adheridas a las paredes de las celdillas.  Olor a agrio. Un veterinario debe recomendar un tratamiento basado en antibióticos.
Cría sacciforme Larvas mueren después de su desarrollo. Cambian su forma a la de un saco lleno de líquido y con piel elástica. Mantenimiento de las colmenas fuertes. No hay un tratamiento específico.
Nosemiasis Mayor número de abejas muertas. Abejas con dificultades para volar. Rastro de diarrea. Abdomen hinchado. Cambio anormal de la reina. Mayor consumo de alimento. Menos número de individuos y crías. Agua limpia para evadir el pillaje. Cambiar los cuadros de las afectadas por nuevos con cera desinfectada. Evitar la unión de colonias sanas con posibles enfermas.
Acariosis Pérdida del vuelo. Alas desunidas. Ampolla rectal entumecida, debida a la escasez de vuelo para defecar. Tráqueas amarillentas. Productos autorizados para su tratamiento. Productos naturales como el mentol.
Amebiasis o disentería Diarrea generalizada. Heces dentro de la colmena.
Piojo de la abeja El piojo vive encima de las abejas, salta asemejándose a una pulga. Se come la miel directamente de la boda de las abejas. Con productos zoosanitarios.

Polillas de la cera (P)

Estas polillas o mariposas perforan el nervio central de los panales y fabrican túneles con telas de seda. Las larvas de éstas contaminan la colmena debido a sus heces.

Varroa (P)

La varroa es un ácaro que se puede ver a simple vista. La hembra adulta, de color marrón, es confundida normalmente con un piojo. Se adhiere como un parásito a las abejas obreras por el exterior de su cuerpo, preferentemente por el abdomen.

Su alimento es la sangre de abejas obreras y zánganos en sus fases de operculado y adulto. Se reproduce en celdillas con crías de zángano. Si el nivel de infestación es muy elevado, puede haber una disminución en el número de individuos de la colonia.

La varroa puede controlarse poniendo cuadros con crías de zánganos. Las varroas son atraídas de este modo y se reproducen. De este modo, una vez recién operculados los cuadros, se pueden destruir los mismos, llevándose así la varroa con ellos. Por otro lado, también se pueden emplear productos químicos o naturales para su tratamiento, siempre recomendados por un veterinario.

Prevención de enfermedades

 

Medios de contagio

 

Cambio de cinco a diez panales por colmena cada año. Los panales viejos son más propicios a las enfermedades.

Revisión de las colmenas cada quincena.

Compra de colmenas con garantía de sanidad.

Alimento seguro para asegurar la fortaleza de las colmenas.

Proteger las colmenas de la humedad procedente de la lluvia.

Impedir el pillaje.

 

Pillaje.

Abejas desorientadas.

Utilización de equipo infectado.

Cambio de panales enfermas a sanas.

Miel, cera y láminas infectadas.

Apiarios abandonados.

Abejas reinas muy viejas.