Cómo las abejas recogen y sueltan el polen en las flores

Las abejas juegan un papel vital en la polinización de las flores y la reproducción de muchas especies de plantas. Durante su búsqueda de néctar, las abejas también recolectan polen de las flores. Este polen es una fuente de alimento esencial para las abejas, tanto para su propio sustento como para alimentar a la cría en la colmena. En este artículo, exploraremos cómo las abejas recogen y sueltan el polen en las flores, revelando los sorprendentes mecanismos y adaptaciones que utilizan para llevar a cabo esta tarea crucial.

📰 ¿Qué encontrará? 👇
  1. Cómo las abejas recolectan el polen de las flores
    1. El proceso de transformación del polen en gránulos viscoelásticos
    2. La eficiente manera en que las abejas liberan el polen en la colmena
  2. Conclusión

Cómo las abejas recolectan el polen de las flores

Las abejas son increíblemente eficientes en la recolección de polen de las flores. Durante su visita a una flor, las abejas usan sus piezas bucales para extraer el néctar, que es un líquido azucarado que la planta produce como una recompensa para los polinizadores. Mientras se alimentan de néctar, las abejas también entran en contacto con los órganos reproductores de la flor, incluyendo los estambres, que producen el polen.

Una vez que las abejas han recolectado néctar suficiente de una flor, comienzan a recolectar polen. Las abejas utilizan sus patas traseras, que tienen estructuras llamadas corbículas o canastas de polen, para recolectar y transportar el polen de las flores. Estas corbículas están ubicadas en el tibiotarso, la parte inferior de las patas traseras de las abejas.

El proceso de transformación del polen en gránulos viscoelásticos

A medida que las abejas recolectan polen de las flores, este polen se adhiere a las cerdas y pelos de las patas traseras de las abejas. Sin embargo, el polen recolectado inicialmente no tiene la consistencia adecuada para transportarlo de manera eficiente. Las abejas han desarrollado una forma de transformar el polen en gránulos viscoelásticos para facilitar su transporte.

Una vez que las abejas tienen suficiente polen recolectado en sus patas traseras, comienzan a recoger néctar adicional de las flores. Este néctar se usa para humedecer el polen y agregar enzimas digestivas que transforman el polen en una sustancia más viscoelástica. Este proceso de transformación del polen en gránulos viscoelásticos se llama enjambrazón o humedecimiento del polen.

El humedecimiento del polen permite a las abejas formar gránulos que se adhieren a las corbículas en las patas traseras. Estos gránulos adheridos son más fáciles de transportar y no se desprenden durante el vuelo de regreso a la colmena.

La eficiente manera en que las abejas liberan el polen en la colmena

Una vez que las abejas vuelven a la colmena con sus patas traseras llenas de polen en forma de gránulos viscoelásticos, deben liberar este polen de manera eficiente para alimentar a la cría en la colmena. Las abejas tienen una forma sorprendentemente eficiente de soltar el polen de sus patas.

Cuando las abejas regresan a la colmena, se les ordena ingresar a una cámara de desoperculación, donde eliminan los gránulos de polen de sus patas traseras. Para hacer esto, las abejas raspan los gránulos de polen con sus piezas bucales y los dejan caer en una celda de panal vacía.

Una vez que se han desprendido los gránulos de polen de las patas traseras de las abejas, estos gránulos se almacenan en los panales dentro de la colmena. Este polen almacenado será utilizado para alimentar a la cría en desarrollo en la colmena. Las abejas adultas también pueden consumir directamente este polen para obtener nutrientes adicionales.

Conclusión

Las abejas tienen una forma fascinante y eficiente de recolectar y soltar el polen en las flores. A medida que las abejas recolectan néctar de las flores, también recogen polen que se adhiere a sus patas traseras. Este polen recolectado se transforma en gránulos viscoelásticos a través del humedecimiento con néctar y enzimas digestivas.

Una vez que las abejas regresan a la colmena con las patas traseras llenas de polen en forma de gránulos viscoelásticos, liberan el polen raspar los gránulos con sus piezas bucales y dejarlos caer en una celda de panal vacía. Este polen almacenado será utilizado para alimentar a la cría en desarrollo en la colmena y también puede ser consumido directamente por las abejas adultas.

El proceso de recolección y suelta de polen en las flores es crucial para la supervivencia y prosperidad de las abejas y otras especies polinizadoras. Al comprender mejor este proceso, podemos apreciar aún más la importante labor que realizan las abejas en la polinización de las flores y la producción de alimentos.

Si te ha gustado este post, puedes ver más artículos parecidos a Cómo las abejas recogen y sueltan el polen en las flores en la categoría de Polinizadores visitándolo.

Más contenido