Equipamiento del apicultor

Equipamiento del apicultor

Equipamiento del apicultor: ropa

El mono, también llamado blusón, y la careta son los elementos del equipamiento del apicultor que primero se vienen a la cabeza cuando alguien menciona la palabra apicultura.

Los blusones suelen ser de color blanco o colores claros. Existen monos para todos los gustos y bolsillos. Como en todo, en la apicultura también hay algunos elementos asequibles y otros muy, muy caros. Lo importante es encontrar un blusón cómodo y práctico, que se adapte a tus necesidades como apicultor. Además, debes tener en cuenta que tenga una calidad alta para que soporte los lavados a máquina.

Con las caretas pasa igual que con los blusones: opciones hay miles y precios también. Debes escoger la que te sea más cómoda de llevar. Con la careta volvemos a remarcar la importancia de que sea lavable fácilmente.

El calzado es igual de importante en el cuidado de las abejas. A priori, puede parecer que lo único importante es el blusón y la careta. Puede ser cierto que no es indispensable un buen calzado al principio, pero sí es muy recomendable.

Las botas, como todo, puedes encontrar baratas y caras. Nuestra premisa es que elijas las que mejor cubran tus necesidades y, por supuesto, las que te sean más cómodas. La comodidad es importante, ya que tendrás que moverte por el campo, lleno de piedras y altibajos.

No olvides que las botas sean resistentes, a ser posible, a las inclemencias meteorológicas como la lluvia.

Los guantes son, probablemente, el complemento más crucial de todo apicultor. Las manos deben estar protegidas a la hora de manejar a las abejas, ya que si no las protegemos, podemos sufrir picaduras graves.

Los materiales disponibles a la hora de elegir unos guantes cada vez son más, aunque los más habituales son los de piel y los de nitrilo. Ambos son resistentes y cómodos, así que escoge el que te venga mejor.