Desde hace tiempo estamos escuchando que están desapareciendo algunas especies de abejas cambios en la tierra y la estructura de los paisajes, la agricultura intensiva, el uso masivo de plaguicidas o el cambio climático. Y mucha gente no se da cuenta de la gran importancia que estos pequeños animales tienen para la naturaleza, como para los propios seres humanos y otros animales. Lo que es claro es que las abejas tienen una fuerte relación con nuestra supervivencia, al ser las grandes polinizadoras de una gran cantidad de nuestros alimentos.

La polinización

¿Qué es la polinización? La polinización es el desplazamiento del polen desde una flor que lo produce, a otra flor de su misma especie, que lo recibe. Y simplemente con esta acción, se da la formación de frutos, gracias a la formación de semillas, que le servirá al vegetal para perpetuar su especie y multiplicarse.

El papel de las abejas es crucial en el mantenimiento de la diversidad de especies de plantas. Las más de 20.000 especies de abejas, son esenciales para la reproducción sexual de las plantas. Durante sus visitas a las flores, promueven la polinización cruzada, asegurando así que la variabilidad genética de vegetales y la obtención  de mejores resultados. Además, muchos cultivos dependen de polinizadores, como lo de grandes alimentos como frutas, verduras y cereales.

Aproximadamente 71 especies de cultivos que proporcionan 90% de los alimentos del mundo son polinizados por abejas. ¿Esto no te da que pensar? Si las abejas se extinguieran, estaríamos perdiendo el gran aliado que tenemos los seres humanos para polinizar los alimentos que necesitamos para vivir. Y no pienses que sólo dependen de los polinizadores los alimentos de origen vegetal, piensa que si tomas leche, comes queso o carne, dependen también de recursos vegetales, como son la comida o piensos de las vacas, ovejas, cabras… Además, la gran mayoría de las fibras naturales de las que se fabrican las telas, como el algodón, o plantas de las que después se fabrican medicinas también dependen directamente de los polinizadores. ¡Da mucho que pensar!

La importancia de los polinizadores

Es cierto que no todos los alimentos de origen natural necesitan de polinizadores para su reproducción, pero los nutrientes que nos aportarían sólo estos alimentos, que no necesitan de las abejas, serían insuficientes para que nuestro cuerpo sea sano. Tendríamos carencias de lípidos, ácidos grasos, vitaminas y minerales. Se tendrían que fabricar materiales para suplir las carencias naturales, lo que generaría una mayor contaminación, aumentaría más la temperatura del planeta, consumiríamos más cantidad de energía, lo cual generaría más contaminación y entraríamos en un bucle sin fin. La vida de las abejas y demás polinizadores y la del resto de humanos están infinitamente más conectadas aunque no lo creamos. 

Por suerte cada vez se está reconociendo más la importancia de estos pequeños animales, y se está intentando cuidar las comunidades de las abejas, estudiando sus comportamientos y vida. Desde NextPoints.com, saben muy bien de la importancia de las abejas en el cultivo de los alimentos y de toda la información que nos pueden dar un estudio de ellas y sus comunidades, y así ayudarnos a poder preservar estos animales tan valiosos. Incluso, desde hace tiempo se ha empezado ha hacer experimentos basados en etiquetas RFID implantadas una a una en diferentes abejas y poder monitorizar su comportamiento e intentar así evitar la desaparición de las colmenas. Con estos tarjetas recogerían la suficiente información sobre una comunidad de abejas para monitorizar el comportamiento de las obreras, la categoría que tiene cada grupo y así ayudar a mejorar su ecosistema.

Todo ésto vino a partir del llamado Síndrome del Colapso de las Colmenas, hecho que se llama a cuando una cantidad considerable de abejas obreras de una colmena desaparecen abruptamente, un hecho que afectó considerablemente en la década de los 2000.

Las causas de la muerte de las abejas pueden ser varias y suelen actuar de forma aislada y en conjunto, de ahí lo importante que es averiguar el porqué de cada comunidad. Los motivos principales y que tienen directamente la culpa los seres humanos son la pérdida y deterioro de hábitats, el cambio del uso de los suelos, enfermedades y parásitos, especies invasoras o cambio climático, pero sin duda de este declive, es debido a un modelo de agricultura que tiene un uso desmedido de plaguicidas y  monocultivos.

Pasos para el futuro

¿Podemos hacer algo para mejorar la situación? Pues claro, cualquier pequeño gesto sumado a cualquier pequeño gesto de otra persona suma una gran ayuda, aunque hay que reconocer que el gran cambio vendría de un gran cambio de mentalidad en el mundo de la agricultura y las grandes industrias. Pero  siempre hay gestos que cualquiera pueda seguir, por ejemplo, la de fomentar y apoyar a los cultivos que ayuden a la salud y conservación de este tipo de polinizadores, y ésta es la agricultura ecológica.

La agricultura ecológica es la única que trabaja con la naturaleza y no en su contra y nos ofrece alimentos sanos y sabrosos. Incluso Greenpeace defiende esta idea como la vía para salvar la vida a las abejas. Su solución a corto plazo es la de dejar de usar productos tóxicos para las abejas, y para los grandes agentes de la vida política instan a que se evalúen los plaguicidas actuales y poner en marcha planes integrales de acción para salvar a las abejas. La solución definitiva para todos es la adopción de la agricultura ecológica como única vía de producción de alimentos. La agricultura ecológica garantiza una producción sana y sostenible, ya que protege el suelo, el agua y el clima, promueve la biodiversidad, no contamina y respeta la salud de las personas.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.