Polen

Polen, productos seleccionados

Polen

La recolecta del polen es realizada por las abejas pecoreadoras. Es una fuente rica en vitaminas, proteínas y minerales que se encuentra en las flores.

Para la recolecta es necesario colocar una trampa en la entrada de la colmena para que al pasar las abejas con él, éste caiga dentro de la trampa. De esta forma, el apicultor puede recogerlo directamente de esa trampa. Se pueden recoger unos 150 gramos diarios cuando una colmena es potente.

Cajas para la recolecta

Como ya hemos comentado, para recoger el producto que las abejas traen consigo a la colmena, es necesario una caja de trampa que se coloca en la entrada. Estas trampas tienen que retirarse o intercambiarse con otras quincenalmente. Es importante la revisión y el cambio de las cajas para evitar que las abejas contraigan enfermedades. Contiene impurezas que se van acumulando en la caja, por lo que si dejamos de lado la higiene las abejas podrían contraer enfermedades.

Limpieza y almacenaje de la recolecta 

Para guardarlo, primero es fundamental que sea secado. Lo podemos secar aplicando calor sobre él, pero nunca en exceso, puesto que puede estropearlo. Por ello, lo ideal es no sobrepasar los 50 grados de calor. La humedad con la que debe contar es de un 7%. Aunque se puede secar aplicando calor, también se puede secar de forma natural al sol, aunque esta forma no es aconsejable debido a que pierde propiedades al hacerlo así.

Una vez conseguida la humedad perfecta para la conservación, debemos proceder a la limpieza. El por qué es sencillo; asiduamente, contiene trazas de suciedad como polvo y pequeños insectos que pueden contaminarlo.

Para almacenarlo suele utilizarse tarros y botes de cristal o plástico, que se presentará en formato granos, tabletas y cápsulas.